17 de diciembre de 2014

Balance del blog del marketing y el vino

Cuando hace dos años empecé a escribir este blog sobre marketing del vino solo tenía un objetivo: contribuir a divulgar el conocimiento sobre la aplicación del marketing en el sector vinícola. Dos años y 93 entradas después (con esta 94) me atrevo a decir que el objetivo se ha cumplido y que el blog del marketing y el vino se ha consolidado.


Como bien sabes, este blog es un punto de encuentro de todos aquellos que estamos interesados en el marketing vinícola, y en él comparto contigo información, reflexiones, consejos o noticias sobre la estrategia de bodegas que buscan aplicar esta disciplina a la hora de comercializar vino.

Con ese ánimo, hace dos años iniciaba un camino que solo tú y tu interés por el blog iban a marcar. Casi dos años después, los números me dicen que cada vez hay más gente que se acerca a leer lo que aquí se escribe. Acercándonos a las 100.000 páginas vistas y con más de 50.000 visitantes únicos, el blog ha alcanzado un cierto nivel de consolidación. En la actualidad el blog recibe unos 4.000 visitantes únicos al mes que visualizan una media de 1,6 páginas durante casi dos minutos. Por supuesto, las cifras del blog son muy modestas si las comparas con cualquier blog generalista de marketing o de marketing digital, pero dado el nicho de mercado al que se dedica y teniendo en cuenta que sólo publico una vez a la semana son unas cifras más que aceptables.

Por si esto fuera poco, tu interacción con el blog cada vez es mayor, ya sea a través de los comentarios en las entradas o cada vez que compartes los contenidos en las redes sociales. Además, no me olvido del más de centenar de suscriptores que, semana a semana, reciben los contenidos por correo electrónico.

En cuanto al origen de los visitantes, aunque la mayoría proviene de España, no puedo dejar pasar la ocasión de saludar a los lectores de EEUU, México, Argentina y Chile, del resto de países de Latinoamérica y de varios países europeos (sobre todo, Francia y Alemania) que también se dejan caer por aquí y suponen ya casi la mitad del total de visitantes.

Además, hay varios indicios más que me dicen que esto funciona:
  • Cada vez recibo más propuestas de blogs y tiendas on-line de vinos en las que me piden colaborar, ya sea contribuyendo en sus blogs o introduciendo en mis entradas algún enlace.
  • Recibo multitud de notas de prensa de bodegas y agencias de marketing y comunicación para dar difusión y publicar noticias y eventos. Cuando he pensado que el contenido te podía interesar he atendido la petición, aunque en ningún caso he cobrado nada por ello. 
  • Cada vez son más los enlaces que desde otras webs apuntan al blog. Además, algunos de los contenidos se utilizan en otros blogs, unas veces con mi consentimiento expreso (siempre que me lo piden lo doy) y otras veces simplemente "fusilando" el contenido.
  • Recibo un feedback muy positivo en mi cuenta de Twitter @mkalicante.
  • Finalmente, guardo con especial aprecio algunos correos electrónicos de directores y responsables de marketing de algunas bodegas felicitándome por el blog. 
En cuanto a los contenidos (puedes ver un índice con todas las entradas página de Archivo del blog)
las que han tenido una mayor aceptación (con fecha diciembre de 2014) son las siguientes:
  1. ¿Qué piensan los jóvenes del vino?
  2. La publicidad y el vino
  3. El marketing relacional en el vino
  4. Conflicto en el supermercado: las promociones de vino.
  5. Vender vino online
  6. Ponga una app (de vinos) en su móvil

Como puedes ver, el blog tiene muy buen acogida y por ello te estoy mu agradecido. Aún así, también soy consciente de que mi particular versión del mundo del vino no siempre es compartida por parte del sector vinícola. Dado que no tengo ningún interés comercial en el sector, y siempre respetando a quienes no piensan como yo, me siento totalmente libre para seguir defendiendo esta postura. Y lo haré porque si has llegado hasta aquí es que la compartes.

Finalmente, solo me queda despedirme. Igual que el año pasado, durante la Navidad el blog descansa. Así que ¡¡Felices Fiestas!! y nos leemos el año que viene.

Un saludo,
Ricardo