26 de marzo de 2014

La identidad corporativa en el vino

La semana pasada, la Denominación de Origen Cigales presentó su nueva imagen corporativa. La nueva imagen, más sencilla, limpia y moderna, permite a esta D.O. renovar su tradicional logotipo del castillo, y que es sustituido por uno nuevo en el que aparece únicamente la palabra “Cigales”, y dónde la letra "L" recuerda al zarcillo de una viña. Aunque el hábito no hace al monje, la identidad corporativa, representada en este caso por el logotipo, constituye una seña de identidad que busca reflejar la personalidad y el carácter de los vinos elaborados al amparo de dicha D.O. En este post nos vamos a adentrar en la importancia de la identidad visual corporativa en el sector vinícola.

Imagen-DO-Vino-Cigales

Un requisito básico de cualquier bodega o Denominación de Origen es la definición de su identidad como organización, es decir, delimitar la razón de ser o misión de la misma. En un entorno comercial tan competitivo como el vinícola es importante diferenciarse de la competencia, ofreciendo al mercado una propuesta de valor clara e inequívoca que atienda las necesidades del mercado objetivo. Recuerda que ésta es la esencia del marketing vinícola.

La identidad corporativa comprende aquellos valores que mejor representan a la organización y, por lo tanto, los valores con los que dicha organización quiere ser identificada por el consumidor. De este modo, la identidad visual corporativa es el reflejo visual de los valores que representan a la organización y de su razón de ser en el mercado. La identidad visual corporativa (en adelante, IVC) incluye todos aquellos signos y elementos (diseño del logotipo, tipografía, color, etc.) que permiten la identificación de la organización. El objetivo básico en el diseño de la IVC es que la misma refleje la filosofía, la misión y los valores de la organización a la que representa.

Ya sea una pequeña bodega cooperativa, un gran grupo bodeguero o una D.O., actuar adecuadamente sobre la IVC aporta innegables ventajas para cualquier tipo de organización. Entre estas ventajas destacaría las siguientes:
  • Facilita la identificación y el reconocimiento de la organización por parte del consumidor.
  • Permite transmitir al mercado los valores y el posicionamiento de la organización, lo que permite que el consumidor desarrolle una imagen clara de ella.
  • Constituye en muchos casos la primera información que recibe el consumidor sobre la organización, por lo que tiene importantes repercusiones sobre la actitud y el comportamiento del consumidor.
  • Constituye una de las bases sobre las que construir la reputación de la organización.
  • Favorece el recuerdo de la organización.
La IVC se recoge normalmente en un documento llamado Manual de Identidad Visual Corporativa, y que contiene un conjunto de normas y reglas que permiten establecer las soluciones gráficas, visuales, e incluso audiovisuales, relacionados con la identidad de la organización. Entre otros aspectos, en dicho manual se especifican los colores concretos y las tipografías de la marca, así como las reglas para su utilización en material de papelería, en publicidad, en envases, etiquetas, etc.

La identidad corporativa de la D.O. Vinos de Alicante


En el año 2008, la D.O. Vinos de Alicante presentó su nueva identidad corporativa, sustituyendo su clásico logotipo por uno más moderno caracterizado por cinco manchas de color amarillo, rojo, verde y dos tonos de violeta, y que dispuestas como un racimo de uva están acompañadas del lema “Vinos Alicante. Denominación de Origen”. El logotipo actual busca representar “la luminosidad de estos vinos, la alegría y la frescura, la modernidad de los vinos”.
Imagen-Logo-DO-Alicante-Actual
Actual Logo de la D.O. Alicante

Tal y como indica Eladio Martín (presidente del Consejo Regulador) en el blog La Bodega Alicantina de mi amiga Iza Swiecicka: “teníamos la necesidad de reflejar algo diferente a lo que plasmaba el anterior logotipo, otros valores”. Por ese motivo se buscó “una imagen fresca, joven y moderna, que revelase a la gente qué somos y qué son nuestros vinos”. En definitiva, y como te comentaba antes, como parte de la identidad corporativa el logotipo debe reflejar los valores que quiere transmitir la organización al mercado.

Te traigo a colación este caso por el estudio que desarrollé hace unos meses con relación a la percepción de los jóvenes sobre el vino. Entre las preguntas del estudio incluí una referida al reconocimiento del logotipo de la D.O. Vinos de Alicante. Como puedes observar en la siguiente imagen, solo el 75% de los jóvenes fue capaz de reconocer correctamente el logotipo actual. Y digo “solo” porque en el lado negativo podríamos decir que, seis años después, uno de cada cuatro jóvenes alicantinos no reconoce el actual logotipo de la D.O. Vinos de Alicante.

Imagen-DO-Vinos-Alicante

Actuar adecuadamente sobre la IVC y, por lo tanto, en el diseño del logotipo de una organización es fundamental para transmitir adecuadamente los valores de la misma en el mercado. Sin embargo, dichos esfuerzos no se ven recompensados si la imagen no es reconocida por el consumidor. A pesar de que en este caso se trata de jóvenes, algunos de ellos alejados de la cultura del vino, constituye un indicio que pone de manifiesto la importancia de redoblar los esfuerzos en comunicación para lograr el reconocimiento de la marca y de los vinos.

Aunque me consta que desde la D.O. Alicante se hacen importantes esfuerzos en este ámbito, todavía es necesario un poco más.

Un saludo,
Ricardo