26 de noviembre de 2014

¿Enoturismo en la ciudad?

El enoturismo (o turismo en torno al mundo del vino) constituye un recurso cada vez más explotado por las bodegas, muchas de las cuales se esfuerzan en implantar estrategias de marketing para poner en valor sus instalaciones y abrirlas a los visitantes. Aunque las bodegas y las viñas constituyen el eje central del enoturismo, su desarrollo ha potenciado toda una oferta de alojamiento y restauración que busca satisfacer las necesidades de un turista ávido por conocer y sumergirse en la cultura del vino. Sin duda alguna, la relación entre el turismo y el vino cada vez está más presente.

Imagen-Hotel-Vino

El enoturismo constituye una poderosa herramienta para las bodegas que les permite contar tanto con una fuente de ingresos como, sobre todo, con una poderosa herramienta de marketing y comunicación para dar a conocer sus vinos y generar un vínculo emocional con sus clientes.

Dado la importancia del enoturimos, no dejan de aparecer en los medios de comunicación noticias de bodegas que se adaptan para permitir a los turistas pernoctar en sus instalaciones o de hoteles que ofrecen sus servicios a este tipo de clientes (por ejemplo, el hotel La Vida Vino-Spa en la Ribera del Duero). Sin embargo, la noticia que te traigo hoy aquí funciona un poco al revés. El hotelero es un sector extremadamente competitivo, especialmente en las grandes ciudades, y cada vez más hoteles se esfuerzan por presentar una oferta singular y diferenciada.

Imagen-Hotel-Vino-Praktik
Hotel Praktik Vinoteca
En este sentido, recientemente se ha abierto en Barcelona un hotel tematizado en torno al mundo del vino. Se trata del hotel Praktik Vinoteca, decorado por Lázaro Rosa Violán, y que cuenta con 64 habitaciones en un edificio de principios del siglo XX situado en el barrio del Eixample.

Imagen-Hotel-Vino-Praktik-2Además de una decoración y ambientación centrada en el sector vinícola (botellas, etiquetas, etc.), el hotel dispone de un sommelier que puede aconsejar a los clientes durante su estancia. Complementando la oferta, en determinados días de la semana se pondrá a disposición de los huéspedes una cata de vinos como detalle del hotel.

Aunque dada la competencia en el sector hotelero he visto hoteles ambientados en casi de todo (por cierto, no te pierdas este hotel tematizado en el mundo del juguete), esta propuesta de hotel en torno al mundo del vino me ha parecido muy original y seguro que hace las delicias de los aficionados al vino. Pero sobre todo, esta noticia pone de manifiesto como el vino sigue constituyendo un recurso con un enorme potencial de atracción. En un momento en el que tanto se habla del desapego del consumidor hacia el vino este tipo de noticias pone de manifiesto que todavía quedan (quedamos) muchos consumidores para los que el vino constituye una motivación.

Como dice Natalia Enrech en su imperdible post sobre cómo atraer enoturistas mediante las redes sociales “El potencial enoturista quizás no sepa que lo es … “ y, por lo tanto, es una obligación para el sector vinícola trabajar para que lo sepa.

Un saludo,

Ricardo