3 de junio de 2015

Cuando la botella es algo más

Uno de los elementos diferenciadores de un vino es su packaging. La botella, la etiqueta y la marca constituyen de las primeras informaciones que recibe el consumidor sobre un vino. En una apuesta decidida por un proyecto diferente, la bodega alicantina Bodegas Bocopa ha lanzado recientemente su nuevo vino, Señorío de Benidorm, que cuenta con un empaque muy especial. En esta post, y gracias a Javier Montes (Soma Comunicación), te presento una pequeña entrevista con Luis Zaragoza, quien ha estado al frente del proceso de diseño.

Imagen-Luis-Zaragoza-Vino-Señorio-Benidor-Bocopa
Luis Zaragoza con el vino Señorío de Benidorm.
Fotografía: Marga Ferrer
Luis Zaragoza, con 25 años de experiencia en el sector del diseño, ha sido el encargado de crear el diseño original y único de la botella del nuevo vino de Bodegas Bocopa. Se trata de ‘Señorío de Benidorm’, un vino de calidad cuyo soporte de vidrio refleja uno de los elementos más representativos de la ciudad, su skyline.


P. Antes de probar un vino, el diseño es lo primero que se ve y en el caso del ‘Señorío de Benidorm’ refleja las características de una ciudad. ¿Cómo fue todo el proceso hasta la materialización de esta botella?

R. Queríamos hacer un proyecto diferente de inicio, no una botella más. Tenía que ser algo único. Y Benidorm, como icono, es único y singular en el mundo. Así que, lo primero que pensamos para idear el diseño de la botella fue qué es lo que diferencia e identifica a Benidorm para la gente de aquí como de fuera. Lo más evidente de Benidorm es su skyline, sus edificios. Todos cuando vamos por la autopista siempre se nos va la mirada a esa masa de edificios. No hay otra cosa que identifique a la ciudad con más fuerza que el skyline. Era un riesgo representarlo en un vino que se identifica con lo tradicional. Pero yo creo que Benidorm es historia y futuro, así que teníamos que combinarlo. Tenía que estar grabado en la botella para que dure siempre. Queremos que la botella sea un objeto turístico que perdure. La forma era con el relieve. Puede representar muchas cosas para mucha gente. Era un reto todo ello. Estuvimos probando colores y formas de botellas en un proceso muy largo, pero estamos todos encantados con el resultado final, hemos acertado y creo que se va a hacer un vino muy famoso en el mundo.

P. Además, el diseño en vidrio es muy arriesgado, ¿no?

R. Sí, hicimos pruebas, moldes hasta llegar al resultado. Un proceso duro y ese esfuerzo se ve recompensado en que cuando la gente tenga la botella y, por ejemplo, en Finlandia, le pongan una flor dentro se acordarán del sol de Benidorm, eso no tendrá precio. Creo que lo hemos conseguido y eso que acaba de nacer. Estamos todos muy ilusionados con este proyecto diferente.

P. ¿Cómo fue la lluvia de ideas previa al inicio del proyecto?

R. Fue una reflexión empezar a investigar el diseño del paseo de Benidorm, entre otras cosas. Y, al final, las cosas más sencillas, las más evidentes que tienes delante y no ves, son las que en publicación mejor funcionan. Lo que prima es el sentido común, pero haciéndolo bien, con gusto, diferente. Es el único vino en el mundo con un skyline de una ciudad grabado en vidrio. Y para los que nos gusta el mediterráneo, los paisajes de costa, esto es un lujo. Nos gusta mucho trabajar con Bodegas Bocopa porque son muy atrevidos, apuestan, son vanguardia y su vino me ha encantado, es muy fácil de beber y eso es espectacular.

P. ¿Este diseño va a significar un antes y un después para tu estudio?

R. Llevo 22 años como socio director de Grupo Camaleón y ahora inicio un proyecto nuevo llamado Posidonia, donde voy a contar con familia y gente joven. Es otra etapa de mi carrera y con clientes e hitos como este va a ser un buen empujón para seguir con la misma ilusión con la que empecé hace 25 años.


Como has podido ver en esta entrevista, el diseño del envase del vino no suele ser algo que se deje al azar. Es el resultado de un proceso de diseño en el que se debe poner en valor tanto el posicionamiento que se busca para el vino como la idea que se quiere transmitir al consumidor.

Además, no quiero dejar pasar que, fiel a su filosofía, Bodegas Bocopa ayudará con la adquisición de este vino a la fundación “DOBLE AMOR”, asociación benéfica de la ciudad de Benidorm para la promoción de las personas con discapacidad intelectual.

Un saludo,
Ricardo