4 de junio de 2014

Vinos de altos vuelos

La compañía aérea de los Emiratos Árabes Etihad Airways, una de las más lujosas del mundo, ha anunciado este mes que ha incluido un vino español (el Terras Gauda 2013) en su carta de vinos de primera clase. Aparte de un negocio, compartir esta carta junto a otros grandes vinos internacionales otorga a la bodega Terras Gauda una proyección e imagen que desde el punto de vista del marketing es difícil de estimar. En este post nos adentramos en el negocio de los vinos que se sirven en los aviones. Bienvenido a bordo!

Imagen-Comida-y-Vino-Avion
Fuente: http://blog.uvinum.es/vino-pedir-avion-1152801
El grupo Terras Gauda, constituido por las Bodegas Terras Gauda, Viñedos y Bodegas Pittacum y Quinta Sardonia, ha tenido siempre como objetivo la elaboración de vinos de máxima calidad, buscando trasladar al mercado una imagen y posicionamiento que le permitan alcanzar un determinado segmento de mercado. En esta línea, desde hace unos años ha emprendido un proceso de expansión internacional que le ha llevado a colocar sus vinos en las cartas de los más prestigiosos restaurantes de los cinco continentes. Haber conseguido que una de las líneas aéreas más lujosas del mundo incluya uno de sus vinos en su carta refuerza, todavía más, la imagen de calidad que se busca para la marca.

Próximas la vacaciones de verano, igual te estás planteando coger el avión para hacer algún viaje. Es probable que casi todas las aerolíneas que consideres ofrezcan un servicio a bordo (en algunos casos de pago y otros de forma gratuita) en el que puedas consumir vino. Aunque no sea un canal prioritario de venta, muchas bodegas han encontrado en este negocio una opción alternativa para dar a conocer sus vinos a los millones de viajeros que cada año utilizan este medio de transporte. De hecho, cada cierto tiempo los medios de comunicación se hacen eco de cómo algunas bodegas llegan a acuerdos con distintas aerolíneas para ofrecer sus vinos en sus aviones. Por ejemplo, la aerolínea asiática Cathay Pacific (que opera unos 70.000 vuelos y transporta más de 70 millones de pasajeros al año) escogió el año pasado el vino ‘Melior’de Matarromera para los pasajeros de clase ‘Business’ para sus vuelos de larga distancia. Por su parte, la compañía Fly Emirates, radicada en Dubái, ha apostado por un vino Rioja Contador de la añada 2009 para sus clientes de primera clase, siendo el único vino español que será ofrecido 

Imagen-Premios-BT-Cellars-2013La importancia de este negocio es tal que incluso existen unos premios que se otorgan anualmente sobre los mejores vinos y las mejores compañías aéreas que ofrecen vino a bordo. Se trata de los premios que concede la revista Business Traveller desde 1985 y que, bajo el título de Cellars in the Sky (bodegas en el cielo), premian a los mejores vinos servidos por aerolíneas de todo el mundo. De hecho, el pasado mes de febrero se dieron a conocer los premios de 2013 que, en la categoría Best Overall Wine Cellar concedieron la medalla de oro a la aerolínea Qantas, la medalla de plata a Emirates y la de bronce, de forma compartida, a las aerolíneas El-Al y Cathay Pacific. En este enlace, puedes ver el listado completo de los diferentes vinos premiados en las distintas categorías. 

Tal y como explica el "Chief Sommelier" de Lufthansa, Markus Del Monego, un aspecto curioso del vino consumido en los aviones es que "el saber de vinos que funciona en tierra firme no funciona igual en un avión a 10.000 metros de altura". Fundamentalmente, la baja humedad en las cabinas de vuelo hace que el vino pierda algunos de sus atributos distintivos, afectando a nuestra capacidad para percibir las cualidades organolépticas del vino, y privándolo de su sabor y aroma característico, hasta el punto de que no todos los vinos son aptos para ser bebidos a bordo de un avión. Según apuntan en el blog de Uvinum, los vinos que mejor percibimos son los bajos en taninos y los muy afrutados.

Además, un aspecto interesante de este negocio es el proceso de selección de los vinos por parte de las aerolíneas, dónde en algunos casos se suelen llevar a cabo protocolos muy exigentes. Por ejemplo, la empresa Delta Airlines ha contado en numerosas ocasiones con los servicios de la master sommelier Andrea Robinson para la selección de los vinos que componen su carta, que ha llegado a catar 1.600 referencias de todo el mundo para realizar una selección de tan sólo 22 vinos. Además, las cartas de vinos de las aerolíneas son renovadas cada cierto tiempo e, incluso, se suelen realizar selecciones puntuales para determinadas épocas del año. Por ejemplo, Iberia seleccionó para las pasadas vacaciones navideñas 11 vinos para su Bodega Business Plus, entre los que destacan referencias como Cosme Palacio Crianza 2009 (Rioja), Protos Tinto Fino 2011 (Ribera del Duero) o Viña Mayor Fermentado en Barrica (Blanco, Rueda). En febrero volvió a cambiar algunas de dichas referencias.

Ya sabes, la próxima vez que subas a un avión piensa que, aparte de un negocio (por ejemplo Lufthansa sirve unas 900.000 botellas de vino cada año mientras que Delta sirve aproximadamente 1,5 millones de botellas), estar en la carta de vinos de una compañía aérea es también un escaparate para las bodegas por el que pasan millones de viajeros cada año. ¿Serás tú el próximo?

Un saludo,
Ricardo