15 de enero de 2014

Un nombre de vino muy social

En un mercado tan competitivo como el actual, la importancia de la marca del vino es fundamental. Por ello, los expertos en marketing del sector vinícola se afanan en encontrar un nombre que permita dotar de una personalidad propia a los vinos que se comercializan en el mercado. La elección del nombre de un vino entra dentro de lo que conocemos bajo el anglicismo de naming, y que a su vez forma parte del branding o gestión estratégica de la marca. Aunque muchos nombres de vino son el resultado de un proceso planificado y bien pensado, a veces otros nombres esconden bonitas historias que no deben dejar de contarse.


Imagen-Vino-Gran-Cerdo

Seguro que has leído muchas entradas de blogs en las que se presentan curiosas marcas de vino. Sin ir más lejos, en una entrada anterior repasaba contigo algunas de esas curiosas marcas de vino. Utilizando semánticas complicadas, divertidas u originales, muchos de los nombres elegidos buscan alcanzar una notoriedad que de otra forma no se hubiera podido conseguir.

En esta línea, un vino que siempre me ha llamado mucho la atención (y que no incluí en el post mencionado) es el vino Gran Cerdo, amparado por la D.O. Ca. Rioja y obra del enólogo Gonzalo Gonzalo. En la propia etiqueta de la botella queda bien claro el origen del nombre del vino y, especialmente, a quién va dedicado:

Imagen-Contraetiqueta-Vino-Gran-Cerdo
Contraetiqueta del vino Gran Cerdo

Un nombre de vino muy social


Sin embargo, en este post me quiero hacer eco de una historia mucho más bonita. Se trata de la historia que hay detrás del vino Gallinas & Focas y que está en el mercado desde septiembre de 2011. Este vino de la tierra de Mallorca, elaborado por la bodega 4 Kilos vinícola y obra del enólogo Francesc Grimalt, debe su nombre al resultado de una tormenta de ideas (brainstorming) realizada por miembros de la fundación amadip.esment para dar nombre al vino. Amadip.esment es una organización para que personas con discapacidad intelectual y sus familias disfruten y mejoren su calidad de vida. Cuando en el proceso creativo de la tormenta de ideas se les preguntó el origen del nombre la respuesta fue clara: “las gallinas son divertidas y las focas aplauden”. Además, las ilustraciones de la etiqueta son también dibujos de gallinas y focas realizados por los miembros de la asociación.

Imagen-Etiqueta-Vino-Gallinas-Focas
Etiqueta del vino Gallinas & Focas
No dejes de ver el video del brainstorming.


A veces las cosas son más "sencillas" de lo que aparentan ser. Aunque el nombre de un vino te pueda parecer el resultado de un planificado proceso de marketing, a veces responde a una bonita acción de responsabilidad social.

En la actualidad, la mayoría de acciones de Responsabilidad Social Corporativa que desarrollan las bodegas se fundamentan en realizar una aportación económica a una causa social. Sin embargo, y sin restar importancia a la aportación económica, también puede ser muy valioso hacerle ver a determinadas personas lo importantes que son. Quizás los miembros de la asociación amadip.esment nunca lleguen a ser conscientes del todo de la repercusión de dicho brainstorming, pero si con el mismo la bodega 4 Kilos ha conseguido que tú tengas una mayor sensibilidad y concienciación ante la situación que viven estas personas habrá valido la pena. 

Un saludo,
Ricardo