2 de marzo de 2016

Enoturismo: ahora o nunca

En la actualidad, nadie pone en duda la importancia del enoturismo y su capacidad para contribuir a divulgar la cultura vinícola. Para las bodegas, el enoturismo supone tanto una vía de ingresos como un escaparate para dar a conocer la bodega, su historia, sus marcas y sus vinos. Por eso, no es de extrañar que en los últimos años surjan, cada vez más, iniciativas públicas y privadas en torno a esta actividad. En este post te voy a presentar dos que han llamado mi atención, pero que sirven como preámbulo para presentarte unos datos que merecen una reflexión.

Imagen-Enoturismo
Portada del estudio "El perfil de enoturista en España" (ACEVIN) 

La Cátedra de Enoturismo


Recientemente se ha creado la que debe ser, probablemente, la primera Cátedra universitaria sobre enoturismo que existe en España. En concreto, a mediados de febrero se creó en la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche la Cátedra de Investigación “Casa Cesilia de Enoturismo”, que está patrocinada por el grupo Vectalia, en el que se integra la bodega alicantina Casa Cesilia. Los objetivos de esta Cátedra son la formación, la investigación, el desarrollo y la transferencia de conocimiento en el ámbito del enoturismo. Para ello, se llevarán a cabo diferentes actividades formativas y de investigación que, junto con la  organización de seminarios, conferencias y otras actividades de divulgación, pretenden avanzar en el conocimiento en torno a esta actividad y potenciar la enología y la riqueza vitivinícola de la zona. El director de la Cátedra “Casa Cesilia de Enoturismo” será el reconocido profesor de la Universidad David López Lluch.

La Conferencia Internacional de Enoturismo


Aunque cada vez es mayor el interés de las bodegas por el enoturismo, esta actividad empieza a tener cierto recorrido en España. Por eso, creo que también merece la pena destacar la Conferencia Internacional de Enoturismo que, fundada en España en 2009, celebrará su octava edición en Barcelona los próximos días 5 y 6 de abril.

La Conferencia Internacional de Enoturismo (International Wine Tourism Conference –IWINETC- en inglés) está patrocinada por diferentes instituciones públicas y por bodegas tan reconocidas como Torres o Freixenet (que actúan como patrocinadores principales o Gold Sponsors). La conferencia supone una oportunidad para intercambiar ideas, hacer contactos y, sobre todo, obtener de primera mano valiosa información sobre la actividad enoturística a través de las diferentes charlas, conferencias y talleres que se organizan. En este enlace tienes el programa completo.

Y los datos: el informe de ACEVIN


El pasado mes de febrero, la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) publicó un estudio sobre el perfil de enoturista en España, realizado a través del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España.

Sin ánimo de entrar en detalle sobre los resultados del estudio (puedes descargar aquí el informe completo) el informe describe el perfil de las personas que visitan las bodegas españolas. En líneas generales, cabe señalar que en su mayoría son españoles, con un equilibrio entre hombres (47,6%) y mujeres (52,4 %), y una media de edad de entre 36 y 45 años. El desplazamiento suele realizarse en pareja (43%) o grupos reducidos de amigos (31,4%), aunque los viajes en familia empiezan a cobrar cierta importancia (19%). Internet, el teléfono y el email son los canales preferentes de reserva utilizados. Con una estancia media de 2,07 días, destaca el elevado gasto medio diario, que alcanza los 133,98 euros por día, lo que supera ampliamente la media de gasto de los turistas que pasan sus vacaciones en España.

Lo que quiero destacar aquí son tres cuestiones:

  • En primer lugar, el enoturismo se sigue manteniendo como una modalidad de escapada y de viaje de proximidad, asociado a puentes y fines de semana. De hecho, cabe destacar el equilibrio importante en la proporción entre los viajeros que pernoctan (49,3%) y los que no pernoctan (50,7%), lo que refleja que para muchos enoturistas esta actividad es más una excursión de un día que unas vacaciones. Además, mientras que para el 38,5% de los encuestados la principal motivación de su viaje es conocer la cultura del vino, para el 37,9% de los encuestados constituye una actividad más dentro de sus vacaciones.
  • En segundo lugar, los que realizan alguna estancia en destino se decantan, mayoritariamente, por establecimientos hoteleros de calidad media y media-alta. Aunque ha aumentado su uso con relación al año anterior, el porcentaje de alojados en hoteles ha bajado del 61,6% al 54,2%, en favor del alojamiento en casas de familiares y amigos, establecimientos rurales y apartamentos turísticos, que cada vez tienen mayor importancia. Lo que me pregunto es, ¿por qué gran parte de los enoturistas se alojan en casa de familiares y amigos? ¿Es que no hay una infraestructura acorde al número de bodegas que ofrecen actividades de enoturismo? ¿O es que el turista prefiere ahorrar en el alojamiento y considera el enoturismo como una actividad secundaria cuando está de visita en casa de unos familiares o amigos? Y con relación a la mayor importancia de los apartamentos, ¿qué papel pueden desempeñar en el enoturismo plataformas como AirBnb?
  • En tercer lugar, el informe indica que la mayoría de los visitantes de las bodegas no suelen ser grandes entendidos en vinos, ya que el 52,1% se considera aficionado y un 23,4% principiante, mientras que sólo un 17,5% se considera apasionado o entusiasta. Ello pone de manifiesto la capacidad del enoturismo para atraer aficionados a la cultura vino. Sin embargo, con relación al año anterior, cabe destacar el aumento en el porcentaje de enoturistas aficionados y entusiastas, mientras que se ha producido un descenso en los principiantes y las personas sin ninguna vinculación con el mundo el vino. Aunque estas categorías son difíciles de definir, cabría preguntarse ¿qué están pasando aquí y por qué? ¿Hay algo que se esté haciendo mal?

El enoturismo supone una oportunidad para el sector vinícola. Sólo una mejor comprensión de este fenómeno, tanto desde la oferta como de la demanda, conducirá a que esta actividad se consolide definitivamente. Por eso, junto con este tipo de estudios cuantitativos, resulta necesario también compartir las experiencias que se desarrollan en este ámbito y complementar de forma cualitativa el análisis de esta actividad. Sin duda alguna, tanto la Cátedra de la Universidad Miguel Hernández como el Congreso de Barcelona constituyen una buena oportunidad para profundizar en el conocimiento de esta actividad. Sólo recordar una cosa: Aunque se trata de transmitir la cultura del vino el enoturismo es, ante todo, ocio y disfrute. Que no se nos olvide nunca.

Un saludo,
Ricardo

Enoturismo-Infografía
Infografía sobre el enoturismo en España en 2015