29 de diciembre de 2012

Desmitificando las guías de vinos


Hola a tod@s:

El primer post de este blog está dedicado a las guías de vinos. Una guía de vinos no es ni más ni menos que un compendio de valoraciones y puntuaciones que un enólogo o un crítico hace sobre una serie de vinos. En cierta medida, lo que suele ocurrir es que un crítico de vinos prueba, puntúa y valora una serie de vinos de diferentes orígenes y bodegas. Creer en ellas o no, es cuestión de gustos.


Entre las guías mas destacadas podemos señalar los rankings que elabora Robert Parker a nivel internacional o la guía Peñin o la guía Repsol para los vinos españoles.



Desde un punto de vista de marketing podemos decir que las guías y los críticos que hay detrás actúan como verdaderos prescriptores para los consumidores, facilitando el proceso de elección. Si quiero comprar un vino, y no lo he probado antes, puedo utilizar las valoraciones de estas guías para orientar y facilitar mi decisión. Para las bodegas, obtener buenas puntuaciones en estas guías constituye un argumento más de venta, hasta el punto que los vinos o bodegas "tocados" por estas guías tienen mucho más fácil su comercialización en el mercado.

Yo siempre me he preguntado, si el vino es un producto de experiencia, ¿por qué tengo que confiar en el criterio de un tercero, por muy experto que sea? Esto me lleva a preguntar, ¿qué valoran los críticos realmente? Lógicamente, los críticos valoran determinadas características organolépticas que el común de los mortales puede no ser capaz de apreciar. En cierto modo, es verdad que existen vinos imbebibles, que obtendrán unas calificaciones muy bajas por todos los críticos, pero llegado un umbral mínimo de calidad cabe pensar que las puntuaciones de las guías comienzan a adquirir una naturaleza muy subjetiva, por lo que confiar ciegamente en las mismas puede depararnos algunas decepciones. Por ello, ¿realmente deberíamos confiar en las guías? ¿Puede alguien suplantar nuestra capacidad de decisión y criterio?

Hace unos años, un grupo de investigadores de marketing (1) se planteó algo parecido y analizó las puntuaciones de los vinos de las diferentes guías de vinos existentes en España.

Un primer dato curioso es que de los más de 6.500 vinos analizados en las ocho guías consideradas, solo 20 estaban presentes en todas las guías. Parece como si las diferentes guías no quisieran competir en criterio. Sin embargo, lo más curioso de todo viene al comparar las valoraciones de los vinos presentes en dos o más guías. En el estudio se observa que las valoraciones no son consistentes. Si bien había correlaciones positivas entre las valoraciones de las diferentes guías (quiere decir que cuando un vino obtenía una buena valoración en una guía también obtenía buenas valoraciones en las otras guías en las que estaba presente), también se obtuvieron correlaciones muy bajas e incluso negativas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los vinos que obtienen buenas puntuaciones en unas guías no las obtienen en otras. Los vinos que son buenos para un crítico no lo son para otro.

¿Quiere esto decir que las guías se equivocan? Tampoco. Como he dicho antes, las guías reflejan la valoración subjetiva de una persona y, por su propia naturaleza, esa valoración no tiene por qué ser la misma para todos los críticos. Además, alguien podría argumentar “Es que no todas las guías son iguales". A lo que yo le diría “¿Y quién tiene el derecho a decidir qué guías son mejores y cuales peores?” Solo tengo una respuesta: el consumidor. Y el consumidor eres tú. Nadie puede suplantar tu decisión. Nadie puede decidir por ti. Cuando un vino te gusta, te gusta, y si un vino no te gusta, no te gusta, por muy buenas o muy malas que sean las valoraciones de las guías.

Recuerdo el consejo que me dieron en uno de los primeros cursos de cata que hice hace más de diez años. "El mejor vino es el que le gusta a cada uno".

Vive tu propia experiencia y no dejes que nadie decida por ti.

Saludos,
Ricardo

(1) Fuente consultada:
Ruiz-Vega, A.; Olarte-Pascual, C., Calderón-Monge, E., Izquierdo-Yusta, A. (2004): “El papel de las guías de vinos como señal de calidad al mercado: ¿Medición objetiva de la calidad del producto?”. Actas del Encuentro de Profesores Universitarios de Marketing. Alicante.